Enrique González Sánchez. Oportunidades de trabajo en las Instituciones Europeas

La Unión Europea cuenta con más de 45.000 nacionales de sus Estados miembros trabajando en sus diferentes instituciones y órganos en calidad de funcionarios o agentes temporales. Trabajar en las instituciones europeas implica el desarrollo de la actividad profesional en un marco multinacional, multicultural y multilingüístico, lo que resulta especialmente atractivo. En este sentido, el trabajo en dichas instituciones representa una oportunidad laboral que merece la pena considerar, especialmente por parte de los jóvenes con vocación por la función pública internacional, una oportunidad igualmente interesante en los momentos actuales de notables dificultades en el mercado de trabajo juvenil.

Edificios de Instituciones Europeas en Bruselas
El régimen aplicable al personal de la Unión viene recogido en un antiguo reglamento de 1968, que continúa siendo de aplicación, aunque ha experimentado un gran número de modificaciones a lo largo de los años. Una modificación especialmente importante tuvo lugar en 2004. Entre los muchos cambios entonces introducidos destaca el establecimiento de dos únicos grupos de funciones: Administradores (AD) y Asistentes (AST) integrados en una única escala de grados, del grado 1 (inferior) al grado 16 (superior), siendo los grados 5 a 16 aplicables a la función Administradores y los grados 1 a 11 a la función de Asistentes. Otra modificación de importancia, finalizada en 2013, ha entrado en vigor a comienzos de 2014, introduciéndose, entre otros cambios, un nuevo procedimiento de adaptación de los salarios de los funcionarios.


En 2010 tuvo lugar un cambio importante en los procedimientos de selección de personal, sustituyéndose el anterior sistema de evaluación de los conocimientos de los candidatos por un nuevo sistema dirigido a la evaluación de las competencias y habilidades de los mismos. Según se indica en las Normas generales aplicables a los concursos de la Unión, documento publicado y actualizado regularmente por la Oficina Europea de Selección de Personal (EPSO), las instituciones europeas buscan candidatos que reúnan las siguientes competencias generales: Análisis y resolución de problemas, Comunicación, Calidad y resultados, Aprendizaje y desarrollo, Determinación de prioridades y organización, Resiliencia, Trabajo en equipo, Liderazgo (en este caso solo para los Administradores).

Los concursos para la selección de personal, sea para el reclutamiento de generalistas o de especialistas, se basan en el mérito de los candidatos, sin que existan cupos por países. A diferencia de las oposiciones en España no existe un temario que sea necesario preparar, sino que cada convocatoria, objeto de publicación en Diario Oficial de la Unión Europea, serie C, se limita a especificar los requisitos exigidos por la misma, lo que hace compatible la preparación de los concursos con la realización de cualquier otra actividad, sea laboral, académica o de cualquier otro tipo.

El proceso de selección se lleva a cabo en dos fases: Una primera, preselección,tiene lugar en las capitales y algunas otras ciudades de los Estados miembros yse lleva a cabo mediante pruebas tipo test a través de ordenador (test de razonamiento verbal, test de razonamiento numérico, test de razonamiento abstracto, test de juicio situacional). Quien supera la fase de preselección pasa a la fase de evaluación propiamente dicha que tiene lugar en el denominado Centro de evaluación en Bruselas. Dicha fase implicala realización de otros ejercicios de naturaleza diferente (estudio de caso, ejercicio de grupo, presentación oral, entrevista estructurada). Dichos ejercicios van dirigidos justamente a valorar si el candidato cuenta con las competencias a las que se hacía referencia anteriormente.

Otra diferencia importante respecto al sistema de oposiciones en España reside en el hecho de que quien supera un concurso no se convierte en funcionario, sino que pasa a formar parte de una lista de aptitud que, como lista de reserva, EPSO hace circular por las diferentes instituciones y órganos de la Unión, siendo sus diferentes servicios quienes proceden, en su caso, a proponer entrevistas a quienes figuran en la citada lista de reserva con objeto de ofrecer eventuales puestos de trabajo. De ahí que a partir del momento en que se ha superado un concurso y se figura en una lista de reserva resulte recomendable mantener una actitud proactiva a efecto de recibir invitaciones para la realización de entrevistas previas al ofrecimiento de un puesto de trabajo.

El reclutamiento en calidad de funcionario o agente temporal implica, tras la superación del correspondiente periodo de prueba, el inicio de la vida profesional en el marco de la institución de que se trate con el atractivo que reviste, como se ha indicado, el trabajo en un marco multinacional, en el que se brinda la posibilidad de realización de una verdadera carrera administrativa europea.

Las instituciones brindan también a los jóvenes diplomados universitarios la oportunidad de realización de prácticas en su seno. Las más numerosas son las que convoca la Comisión dos veces al año con una duración de cinco meses. Otras instituciones y órganos ofertan también la realización de prácticas con características específicas en cada caso.

          Guest Post: Enrique González Sánchez

Enrique González Sánchez, Embajador en misión especial para Relaciones con Instituciones UE, Secretaría de Estado para la UE, Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación

photo credit: infomatique via photopin cc

Anuncios

Acerca de Eva Ramón

Directora Centro de Documentación Europea Vocal Instituto Robert Schuman de Estudios Europeos Universidad Francisco de Vitoria www.ufv.es/cde Integrante del Comité Técnico del Archivo Digital España-Unión Europea Consultora freelance